jueves, 8 de agosto de 2019

PONIENDO EL PUNTO

Hoy no tengo los pensamientos dispersos, hoy se trata de reflexiones que acuden solas o buscas entre tus dudas, que son sinceras y necesarias. Hace poco pregunté a alguien si había reflexionado sobre un tema concreto, y me contestó que no tenía nada que reflexionar, quizá se creyera en posesión de la verdad absoluta. Yo siempre ando ahí metida, dando vueltas a tantas cosas... queriendo entender otras tantas, pero resulta tan difícil, es complicado ser uno mismo, es complicado mostrarte tal cual, con naturalidad, sin dobleces, porque siempre hay alguien que pone la nota discordante. Así que no, no puedo fomentar relaciones unilaterales, relaciones del tipo que sean que no te permiten ser tu misma, que te hacen pensar dos veces cualquier cosa que vas a decir, cualquier opinión que vas a emitir. Cuando todo es cuestionado y juzgado a priori, porque el no estar de acuerdo no es válido, cuando tus propias ideas deberían estar hechas a medida de otra persona para que esa relación funcione, entonces es cuando hay que poner punto y aparte, a veces puede proceder el punto y final. Si me retiro es porque considero que debo hacerlo, ya que no voy a permitir que nadie interfiera o manipule mis ideas o forma de pensar. Es bueno escuchar, es bueno exponer y debatir aunque no se esté de acuerdo, eso es respeto y empatia, y también es bueno intercambiar conocimientos sin que nadie se ofenda. 

El hombre todo lo perfecciona en torno suyo; lo que no acierta es a perfeccionarse a sí mismo. (Alphonse Karr) 
El hombre puede aguantar mucho si aprende a aguantarse a sí mismo. (Axel Munthe) 

lunes, 18 de febrero de 2019

SIEMPRE EMOCIONES

Dicen que no hay mejor forma de ver cuanto has cambiado que volver a un sitio donde ya estuviste. Y tengo unas ganas terribles de volver a encontrarme con la ciudad donde estuve hace bastante años, el deseo de volver a sus calles y descubrir rincones nuevos y nuevas ciudades y pueblos, se convierte en ansiedad. Es maravilloso comprobar como se agudizan todos los sentidos cuando llegas a algún lugar y te dejas llevar por la esencia que emanan sus calles, monumentos, mercados, cafeterías... es una sensación tan embriagadora y fascinante que roza el extasis. De nuevo me encuentro con sentimientos que curan el alma, que hacen que tu vida, sea eso, una vida que no pasa indiferente. Un alma reconfortada por los momentos vividos y con los que llenan de ilusión tu espíritu. Me pierdo entre pensamientos que me hacen vibrar, estoy contenta de poder disfrutar de mi compañía, de saber sentir el romanticismo que te ofrece el mundo sin necesitar nada más que tu propia capacidad de asombro y fascinación para reconocer las maravillas que te rodean. “ De una ciudad no disfrutas las siete o setenta y siete maravillas, sino la respuesta que da a una pregunta tuya”. 




sábado, 9 de junio de 2018

SIMPLEMENTE NATURALES

Saber que somos las mismas me reconforta sobremanera, sentir la satisfacción que emana nuestra esencia, sintiendo que nuestro espíritu sigue siendo el mismo, que continúa  su camino, libre y genuino, es una sensación maravillosa y auténtica. 
Cansada de actitudes en las que predomina prepotencia y superficialidad, propia de gente hueca que solo mira su ombligo careciendo del enriquecedor mundo interior que es lo que realmente nos hace únicos y valiosos, nos hace verdaderas personas sin el sometimiento de un escaparate al que a muchos les gusta asomarse, escaparate falso y ridículo en el que reflejan lo peor de sí mismos. Pero ahí estamos las dos, ahí estamos por encima de todo, conociéndonos, aceptándonos y queriéndonos. Porque los años no nos han quitado nuestra naturalidad e ilusión, los años nos han ayudado a conocernos mejor, a estar más seguras de nosotras mismas y a disfrutar de todos los buenos momentos que la vida nos ofrece. 

Me quedo con nuestra amistad, me quedo con nuestra realización personal y siempre me quedaré con el sentimiento que nos une. 

martes, 21 de noviembre de 2017

SOÑAR DESPIERTA

Ha vuelto a ocurrir, he vuelto a sentir mariposas en el estómago, sin duda estoy enamorada, que agradable sensación produce el aleteo de las mariposas que te hace cerrar lo ojos y sonreir, sonreir pensando mil planes para realizar ese viaje del que actualmente estás enamorada.
Me gusta poder emocionarme con la sola idea de poder viajar, porque viajar es algo más, es un sentimiento, no es solo vacaciones de verano, no es ir a un resort de lujo donde te dan todo hecho. Viajar es una forma de vida, de pensar, de sentir, de emocionarse con algo que nos transporta y nos hace sentir vivos, es pasar horas admirando la belleza de un lugar, deseando que se pare el tiempo y que esa sensación dure para siempre contenta con la felicidad del presente, tan vivo.
Cierro los ojos evadiéndome de la realidad hacía paraisos diseñados en mis sueños, oigo notas de piano brotar entre pensamientos, siento la felicidad de aquello que deseas alcanzar muy pronto. Llegará el momento soñado y nunca será igual a como lo habías imaginado porque al sentirlo bajo tus pies, ante tus ojos, todo vibrará de nuevo y moverá de golpe todos tus sentidos, desatará nuevas sensaciones, vivirás tu realidad y encontrarás por el camino cosas inimaginables que harán de tu aventura una experiencia única, intransferible, porque da igual que vuelvas cien veces al mismo sitio, nunca será igual, siempre ofrecerá una melodia distinta para tu corazón.  
Y en esta ocasión me dirijo a ti y te digo: ESPÉRAME VENECIA.



martes, 7 de noviembre de 2017

LA MENTIRA DE LA REALIDAD.

Andaba buscando entre mis recuerdos una sola imagen que me transmitiera confianza en el presente, seguridad en lo que soy, en lo que busco, sin querer saber aún donde voy. No me interesa aprender de tus errores, no deseo aceptar la falsedad de quién me mira a los ojos hablando sin parar y nunca diciendo la verdad.
 Me sumerjo en mi mundo tan real como irreal, he aprendido a olvidar, lo que hace daño hay que apartarlo a otro lugar, me entristece comprobar la falta de sinceridad, la falta de lealtad, ese volverte la espalda cuando lo que necesitas es esa mano cercana a la que poderte aferrar. Pero en mi mundo pequeño hay trazos de felicidad, hay algo que aunque lo busques es muy difícil encontrar.
Ya no quiero risas falsas, risas que vienen y van, esas que dicen te quiero, mañana te podré olvidar.
No necesito palabras vacias de sentimiento y una pizca de maldad.
A medida que me alejo, me voy conociendo más y voy llenando mis días de realización personal. Es justo lo que buscaba, es eso lo que quería, a veces las circunstancias se ponen a tu favor. Si miras en tu interior te sorprenderá encontrar la verdadera razón que tienes para luchar, para seguir adelante con total seguridad. Nadie te puede robar lo que has logrado ya, en la convicción profunda de cada paso que das, vas encontrando en la vida pedazos de felicidad.

jueves, 16 de marzo de 2017

CONTRA CORRIENTE

No necesito una excusa para hacer una paréntesis en mi vida, no necesito una excusa para disfrutar de las maravillosas sensaciones que viajar me ofrece. Sin embargo esta sociedad en la que estamos inmersos me recuerda constantemente que soy mujer, que soy mujer también de un marido, que quizá no debería hacer estas cosas sin la compañia del brazo protector del hombre que tengo a mi lado, porque ¿dónde va una mujer sola ó con otra amiga? y sobre todo, ¿qué va a hacer? Me he encontrado con estas preguntas varias veces, nunca de frente, y han conseguido hacerme reir y apenarme al mismo tiempo, realmente me da pena que no veamos más allá de unas ideas preconcebidas y obsoletas que tan lejos están del hecho que verdaderamente merece la pena, el placer de viajar y las sensaciones tan extraordinarias que ésto produce. Quizá debería encontrar una exusa, quizá tendría que tener un motivo real, lejos del suficientemente bueno de tener la oportunidad de realizar un viaje, para salir fuera de casa con la aprobación de todos los que me rodean.
Una de las cosas que más me sorprende, es que aunque vivimos unos momentos en los que se reivindica tanto el feminismo y la lucha de la mujer, son muchas las mujeres que no ven con buenos ojos que otra mujer tenga su espacio, que entre bromas les critican su afición por estas salidas, alegando que dejan solo al marido. Es muy poca la empatía que entre nosotras nos procesamos, me he encontrado sola muchas veces, abrumada por las circunstancias otras tantas, pero entonces a nadie parecía importarle, es normal, son cosas que pasan, la vida es así, no debes quejarte porque no hay motivo para ello, sólo tienes que hacer lo que se espera de ti , lo demás no importa, todo está bien. Pero cuando realmente todo está bien, cuando realmente disfrutas de unas situaciones, haces lo que de verdad te gusta hacer, siempre hay alguien ahí para recordarte que quizá no deberías hacerlo porque tu papel es otro, tu papel en esta película no debe salirse del guión establecido, porque si lo haces es totalmente incorrecto, y contemplo llena de asombro la capacidad de ciertas personas para hacer lo mismo con un giro de registro, para mostrar ante los demás su saber estar, su perfección para realizar las cosas que desean hacer disfrazándolas de necesidad, y así sentirse mejor, tienen la excusa que necesitaban para no hacer ver que realmente dejan a un lado su rol de mujer perfecta y dedicada.
Pues yo no voy a enmascarar el verdadero motivo que me lleva a realizar un viaje de vez en cuando, como mujer independiente y libre.

 Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”.

miércoles, 1 de marzo de 2017

PARA TI

Te aferraste tanto al pasado que el presente se deshizo ante tus ojos, tu realidad se convirtió en delirio, en pensamientos reflejando el dolor por lo perdido. No quisiste ver lo que la vida te ofrecia, nunca supiste gestionar tu alma, nunca hiciste nada por inspeccionar tu mente, la vida giraba a tu alrededor y a veces te parabas a sonreirla en esos días que tu felicidad era la nuestra y deseábamos fervientemente que no se tratara solo de un paréntesis. Te convertiste en una caricatura de tí misma, en alguien que poco a poco iba perdiendo su esencia, distorsionando la realidad y viviendo inmersa en un dolor inútil, tan inútil como el sentimiento del que quiere ayudar y no consigue ni siquiera acercarse. Atrás quedaban años estupendos y felices que vale la pena señalar y recordar, fueron muchos más que los se fueron empañados en la niebla de tu espíritu, pero el peso de lo sufrido siempre se hace interminable y doloroso. Ahora me doy cuenta que no es fácil convivir con uno mismo cuando uno mismo está cegado por sentimientos inexplicables y desconocidos contra los que no sabes batallar y toda la vida que te queda se convierte en una batalla dura e incesante. Y a pesar de que el final llegó antes de lo previsto, empujado por tus llamadas constantes, a pesar de el trauma que supone recibir un final donde sus últimos actos se empañaron y no consiguieron brillar bajo la luz de ninguna luna, llegó un momento mágico en el que todas las sombras del pasado dieron paso a un mágico haz de luz, porque ahora si podía ver en tus ojos que todo atisbo de oscuridad había desaparecido, tus ojos miraban esa luz, tus ojos veían con total claridad y se reflejaba la felicidad que te envolvía al deshacerte de ese manto gris y oscuro que te cubrió durante tanto tiempo, y entonces le viste, entonces supiste que él estaba allí, espérandote para acompañarte en tu último viaje, como no podría ser de otra forma, él te esperaba para volver a caminar juntos, para ayudarte a encontrar definitivamente la calma y la paz en tu espíritu, y te pregunté si estaba allí, me miraste y asentiste levemente con la cabeza, en ese momento supe que encontrarias la verdadera felicidad y que quizá no era un final tan prematuro, que quizá fue un regalo que paradójicamente la vida te dio.